Ramón J Sender
Don Francisco Laguna adquirió Monte Odina en los años veinte del siglo XX. Y allí construyó una casa, unas balsas para recoger la poca agua que llueve y así disponer de un huerto con viña y unos pocos frutales y hortalizas y un jardín.

Don Francisco, buen amigo del padre de Ramón J. Sender, también pensó en algo más para Monte Odina, e hizo al joven Ramón tal y como explica el mismo esta propuesta:

- Estoy restaurando –dijo- y ensanchando una casa de campo que se llama Monte Odina y quiero tener una buena biblioteca allí. ¿Sabes quién va a organizar esa biblioteca?
Esperaba un momento en silencio para subrayar su revelación y luego, señalándome con el índice, decía:
- Tú.

El nombre de Monte Odina se quedó grabado en la mente de Ramón J. Sender:

El nombre – Monte Odina – me fascinaba. Odina debía ser la esposa de Odín, el dios escandinavo que en Alemania llaman Wotan y que según Wagner (en sus óperas) protege a los .héroes. A mí, por ejemplo.

Cuando trato de sentirme en un mundo ideal, me imagino en Monte Odina con todos los libros que he leído o me gustaría leer, viviendo en paz y en la dulce compañía de una mujer amada.

La guerra civil española truncó todos aquellos planes. Ramón J. Sender, premio nacional de literatura en 1936 en un Jurado formado por Machado y Baroja entre otros, se exiló a Francia, posteriormente a México y por último a California.

La producción literaria de Ramón J. Sender desde su exilio en 1938 fue muy abundante, tanto en libros como artículos y ensayos. Destacamos entre otras obras Crónica del Alba, Requiem por un campesino español, La aventura equinoccial de Lope de Aguirre, o En la vida de Ignacio Morel, Premio Planeta 1969.

En 1970 Ramón J. Sender empezó a trabajar en el manuscrito de lo que sería “Monte Odina”, una obra encuadrada en el intento (finalmente frustrado) del autor por retornar de su exilio, y que finalizó en 1978.

En 1976, en Heraldo de Aragón, Sender escribe:

Monte Odina existe tal como Don Francisco quería, aunque el proyecto de biblioteca no llegara a cumplirse del todo. Y sigue existiendo habitada por respetables personas que me autorizan a usar de este nombre como título de un libro (no escrito aún) en el que trataré de decir cosas que no he dicho todavía y que creo que pueden ser de algún interés…

Monte Odina es concebida por su autor como un testamento literario, como “el libro que nunca escribiré” tal y como señala en un artículo en “Blanco y Negro”:

El libro que todos los autores querríamos escribir e intentamos escribir alguna vez es uno que haga accesibles todas esas circunstancias hasta hoy fuera de nuestro alcance o al menos de nuestro dominio. ¿Lo escribirá alguien? ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Dónde? Entretanto, a falta de otras cosas, tratamos de comprender que sólo podríamos intentarlo poseyendo una libertad absoluta. A falta de otra cosa, intentamos protestar más o menos inspiradamente contra las dificultades de esa libertad poniendo semillas gustosas –espero- en la fértil imaginación de los lectores. De una de ellas podría nacer esa paz universal que es para todos una incógnita.”

O como explica en Solanar y Lucernario Aragonés:

Como dije antes será un libro de recreación mental de valores conocidos o soñados. Con descripciones de nuestra tierra tal como la recuerdo o querría recordarla. Un libro de imaginación en fin, más interesante quizá para el propio autor que para el público.

El profesor Jean Pierre Ressot considera que “Monte Odina es esto, esto y muchas cosas, porque es un libro de una variedad y de una densidad tal que no puede reducirse a una presentación simple. Yo lo veo como un monstruo que no se deja dominar tan fácilmente.”

Hoy el logo de nuestra bodega contiene un libro abierto. Es el libro de Monte Odina de Ramón J. Sender, recreación mental de valores conocidos o soñados. Y en nuestra bodega, y a nuestro modo, intentamos crear los vinos soñados, que son aquellos casi inalcanzables. Aquellos que nos proporcionan las mejores sensaciones, recreación de nuestros sueños.

 
Monte Odina,S/N 22415 Ilche (Huesca) | Tlf: 974 34 34 80 | bodega@monteodina.com      
Aviso Legal - Diseño y Desarrollo Web ecomputer S.L