LA COPA MONTE ODINA
LA COPA
MONTE ODINA EN LA COPA

Cada cosa tiene su lugar, en el vino no es diferente, la copa es donde culmina todo, la copa es donde el vino habla y donde se expresa.

Dentro del protocolo, es importante saber como servirlo, la colocación de las copas y como debe tratarse en la copa son algún aspectos que deben conocerse

Lo primero es encontrar una copa adecuada, según las el vino.

La copa de vino blanco puede ser más pequeña que la del tinto ya que debemos  tomar el vino frío por lo que serviremos poca cantidad y dejaremos la botella descansando en una cubitera con hielo  para que mantenga la temperatura adecuada…

Las copas se colocan frente al plato, en la parte superior. Se pueden disponer en línea recta, diagonal o en línea curva o elipse.

La forma correcta de servir las bebidas es por el lado derecho del comensal, primero a las señoras, empezaremos por la derecha del anfitrión y seguiremos en riguroso orden.

En ocasiones se coloca una copa auxiliar para depositar el primer golpe de vino que arrastre rastros del gollete y del corcho.

La botella nunca se debe apoyar en la copa, debe mantenerse a unos dos centímetros y girarla una vez terminado el servicio para recoger las gotas que puedan quedar.

Se echa poca cantidad: unos 50 ml son suficientes.​

Se llenaran las copas de agua después los vinos, el protocolo más estricto exige que  estos se servirán una vez que la comida este en la mesa.

Las copas se sujetan con delicadeza por el tallo, entre el cáliz y el pie, para evitar calentarla además de mantener alejada la mano y la muñeca de la nariz ya que podemos confundir los aromas que poseamos en estas.

Existe la moda de servir el vino tinto que copas mucho más grandes que la de agua, servirlo mucho antes o abrir la botella antes con el fin de airearlo.

Puede saber más sobre la oxigenación del vino en "LA OXIGENACIÓN"

E

INFORMACIÓN

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

©2021 BODEGAS MONTE ODINA , S.L.U.