MONTE ODINA DECANTADOR
LA OXIGENACIÓN

El oxígeno, un "contrasentido", durante la elaboración de cualquier vino es un enemigo pero este mismo oxígeno es clave para un vino al descorchar una botella. 

Este contacto con el oxígeno es lo que permite desplegar una infinidad de cualidades y matices, aunque la oxigenación es algo que debemos saber controlar desde el descorche, una vez que se retira el tapón de la botella se inicia una cuenta atrás para la personalidad del  vino. 

La oxigenación está reservada, para vinos con crianza y vinos jóvenes, es importante saber controlarla y conocer como debemos hacerla para buscar el máximo esplendor de la botella.

El vino en la botella podemos decir que en ocasiones esta en un estado de "letargo" entrar en contacto con el oxígeno permitirá al vino despertar de su tiempo de estancia dentro de la botella desplegando sus aromas y matices.

En muchas ocasiones, al abrir una botella creemos que la botella está estropeada, pero en ocasiones no es así, los aromas cerrados, lo que se denomina "aromas reductores" nos pueden confundir sin embargo  si dejamos la botella abierta reposar y entrar en contacto con el aire podremos averiguar si está estropeado o si, este olor  responde precisamente a la falta de oxígeno de ese vino.

DECANTAR OXIGENAR  JARREAR AIREAR

Cualquiera de las diferentes técnicas usadas de una manera adecuada busca sacar todos los aromas del vino, decantar un caldo no es lo mismo que oxigenarlo, jarrearlo o airearlo, son acciones muy diferentes.

La decantantación consiste en verter el contenido de la botella en un recipiente de cuello estrecho de forma cuidadosa y nunca bruscamente de modo que todo vino entre en contacto con el aire de una forma lenta, el vino en unos 10 minutos de reloj cambiará por completo, esta técnica está pensada para vinos de guarda , reservas o grandes reservas.

La oxigenación consiste en simplemente hacer que el vino entre en contacto con el aire, en ocasiones nos valemos de un decantador, pero esta vez el vino se verterá de forma brusca, entrando en contacto con el aire de modo inmediato, en otras ocasiones bastará en llenar la copa y agitar el vino en circulos, esta es la forma en la cual el vino se oxigena más y entra más en contacto con el aire.

En ocasiones la botella es abierta un periodo de tiempo antes, dejando que el vino respire poco a poco pero practica requiere de unas tres horas de tiempo y algunos expertos opinan que esta practica solamente permiten que el cuello de botella respire de modo que el vino entra en contacto con el aire parcialmente, por ello será más eficaz descorcharlo y servirlo en las copas donde si que obtendrá una relación correcta con el oxigeno.

El descorcharlo y esperar es un periodo de tiempo corto es un método útil para comprobar que el contenido de la botella es correcto y solamente necesitaba el contacto con el aire exterior.

El decantar, jarrear o oxigenar un vino delicado ,con un largo envejecimiento o con mucho tiempo de guarda, de forma brusca puede hacer que el vino se muera, el oxigeno puede acabar con él, es por este motivo que se debe conocer como tratar el vino y si no se nos indica es mejor el no decantarlo, en caso se duda se puede contactar con la bodega o con un experto.

 

 

INFORMACIÓN

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

©2021 BODEGAS MONTE ODINA , S.L.U.